¿Cómo escoger una Agencia Inmobiliaria para la que trabajar?

¿Preparado para establecer su carrera profesional en el sector inmobiliario pero no sabe cómo escoger la mejor empresa para la que trabajar? El primer paso es entender si prefiere trabajar en una agencia de franquicia o en una agencia independiente (a menudo denominada «boutique»). ¿En qué se diferencian ambas?

Franquicia versus Independiente.

Las agencias inmobiliarias de franquicias son grandes firmas internacionales que venden los derechos de uso de su nombre y modelo de negocio a los brokers. Los brokers son los propietarios de las agencias que contratan a agentes autónomos. Los principales beneficios de una franquicia son el reconocimiento y credibilidad instantáneos de la marca; los franquiciados ya han hecho un gran trabajo a la hora de establecer la marca, así que los clientes conocen y se fían en la mayoría de los casos de la empresa. Otra razón para trabajar en una gran franquicia nacional es el hecho de que tienen decenas de oficinas en todo el país. Esto significa que puede usar las oficinas de otras ciudades si tiene clientes que buscan inmuebles allí. La franquicia ofrecerá normalmente una formación de buena calidad a los agentes nuevos. El inconveniente de una franquicia es que el broker debe seguir siempre normas estrictas y, de la misma forma, se lo exigirá a usted como agente. No se contempla cambiar de ninguna forma el modelo de negocio de una franquicia. Por ejemplo, los brokers no pueden tener sus propias páginas web, usar sus materiales de comercialización personales ni modificar el modelo de negocio según la situación del mercado de la zona. En cuanto a la comisión, el franquiciado le cobra las denominadas «royalties» – regalías: un porcentaje determinado de sus beneficios por cada venta que realiza. La franquicia también exige un código de vestimenta corporativo, su presencia en reuniones organizadas de marca obligatorias que pueden suponer viajar a sedes centrales por cuenta propia.

Las agencias inmobiliarias independientes son propiedad normalmente de un solo broker, con buena reputación en la zona, pero no conocido en el país. Estas agencias boutique suelen ser más pequeñas en cuanto a tamaño, pero no significa que obtengan menos beneficios. Algunas de las agencias inmobiliarias más prósperas de los Estados Unidos, por ejemplo, son agencias independientes: Rodeo Realty en California ha generado 5 mil millones de dólares en ventas en 2017. Como son mucho más pequeñas, las contribuciones de un agente individual a la empresa pueden ser más importantes para las firmas boutique. Esto significa que los brokers de firmas boutique pueden dedicar más tiempo a formar y educar a los agentes más nuevos. Menos burocracia y menos trámites siempre significan más flexibilidad: se podría decidir un cambio en las políticas y mejores prácticas de la noche a la mañana, sin necesidad de que la oficina central corporativa lo apruebe. Lo que siempre atrae a los agentes es que a menudo pueden participar en la toma de decisiones y votar en temas importantes, algo inaudito en las empresas de franquicias. Las directrices de comercialización y publicidad de las agencias boutique siempre están abiertas a novedades: los agentes ejercen un control más creativo sobre su propia marca. Otra cuestión importante es que el espíritu de equipo en una organización más pequeña será normalmente mejor y más de familia en comparación con las entidades más grandes, donde el ambiente es más competitivo y menos cooperativo. El código de vestimenta es arreglado pero informal, y no tiene que pagar royalties por sus comisiones.

Royalties y “desk-fees”.

Si nunca ha acudido a una entrevista en una agencia inmobiliaria, quizás acabe gratamente sorprendido con las comisiones que puede obtener. Pero cuando una oferta de un intermediario parezca muy atractiva, no se deje abrumar por las emociones. Como se ha indicado antes, todas las empresas de franquicias deducirán royalties (regalías) de sus comisiones. En España, las royalties suelen rondar el 9 %, lo que significa que, por cada comisión de 10 000 euros que obtenga, tendrá que pagar 900 euros al franquiciado.
Algunas franquicias, así como algunas agencias boutique, también cobran las denominadas “desk fees” – tasas del despacho o los gastos por usar el equipamiento y los servicios de las oficinas, así como el material de publicidad y marketing. Las desk fees son costes fijos que cada agente tiene que pagar para usar el espacio, la tecnología y las herramientas de comercialización de la oficina. Pueden variar de 100 a 1.000 euros al mes. Las desk fees son como un alquiler o la hipoteca: tiene que pagarlas con independencia de si tiene ventas o no, con independencia de lo bien que le vaya económicamente.
En la entrevista de trabajo, asegúrese de preguntarle al entrevistador por TODAS las tasas que surgirán de sus resultados. Su objetivo es obtener números puros y duros. Estos son los gastos que tiene que considerar:

Comisiones.

Después de haber decidido la clase de agencia inmobiliaria que mejor se adapta a usted, es momento de considerar el aspecto económico. En términos generales, las agencias ofrecen dos tipos de planes de comisiones: el traditional split-plan – el plan tradicional sin tasas por despacho (desk fees) y el high-split plan – el plan de comisiones altas con tasas por despacho (desk fees).

Así funcionan los planes de comisiones:

Traditional split-plan para una venta cerrada varía desde 25/75 hasta 50/50. Esto significa empezar con un 25 % de la comisión y que la agencia inmobiliaria se queda el 75 % pero, tras cumplir ciertos objetivos de producción, la comisión crece hasta el 50 % y se equipará a la de la agencia inmobiliaria. Con estos planes suele haber tasas por despacho muy bajas o inexistentes. Aunque técnicamente reciba un porcentaje más pequeño, a la vez no pone de su bolsillo cada mes. Un intercambio muy justo para muchos agentes.

High-split plan significa que recibirá un porcentaje mayor de la comisión general de la agencia. Los planes de comisiones altas varían desde el 30 % al principio hasta subir a un 80 % tras alcanzar un volumen de ventas determinado. Suena genial, ¿verdad? No tan rápido. Para recuperar sus gastos, las agencias inmobiliarias de este tipo cobran «desk fees» – tasas por despacho mensuales a todos sus agentes con este plan de comisiones. Una comisión del 80 % implicaría una media de 1.500 € en tasas por despacho al mes.

La reputación de la empresa.

Tanto si elige una agencia de franquicias como una agencia boutique, la reputación es crucial. Para ganarse la confianza de posibles clientes, necesita una gran reputación. Haga una búsqueda rápida en Google de la agencia. Lea lo que la gente dice. Las opiniones negativas pueden ser una alerta roja. Si la empresa aparece en la prensa, es probable que tenga una gran reputación. El boca a boca es una manera muy fácil de examinar a una posible agencia de corredores para la que trabajar. ¿Ha oído hablar de la empresa? ¿Y sus amigos o familiares? ¿Qué es lo primero que se le pasa por la cabeza cuando piensa en ella? Es bastante probable que muchos posibles clientes opinen lo mismo. Por último, ¿aparece algún premio en la página web de la empresa? ¿Pertenece a alguna asociación nacional aparte de a la junta de inmobiliarias locales? Aparecer registrado en algún sitio es un claro indicio de éxito.

Formación para agentes nuevos.

Si es un agente completamente nuevo, una formación, educación y orientación de calidad pueden suponer la diferencia entre un primer año próspero y una montaña de deudas de su tarjeta de crédito. Si acaba de empezar, la formación debería estar en su lista de prioridades a la hora de seleccionar una agencia inmobiliaria para la que trabajar. Incluso si posee uno o dos años de experiencia, debería aun así sopesar considerablemente la formación a la hora de seleccionar la agencia idónea. Quizás crea que lo sabe todo, pero hágame caso, no es así. Incluso los mejores agentes pueden sacar provecho de formarse. Aunque toda agencia afirma tener la mejor formación del sector, cuando esté en la entrevista, pregunte por los tipos de formación que ofrece a los agentes, y la frecuencia.

¿Cómo son las oficinas?

¿Cómo es su oficina? ¿Dónde se encuentra? ¿Tiene aspecto o da la sensación de ser un lugar donde querría pasar horas trabajando? Y lo que es más importante, ¿se sentiría cómodo aquí como cliente? ¿Está limpia? ¿Tiene salas de conferencias agradables? ¿Un recepcionista amable? Aunque una oficina mediocre no debería suponer el fin del trato, sigue siendo un aspecto al que prestar atención.

Presencia on-line.

Una buena presencia en internet significa más visitas a su listado de captaciones y más oportunidades. Compruebe la calidad de su página web, la cantidad de propiedades en oferta, el número mensual de visitas a la página, el número de pedidos generadas al mes.

Cultura empresarial.

A menudo olvidada por los agentes más nuevos, la cultura empresarial puede ser, en realidad, muy importante para su éxito. Un agente feliz es un agente próspero. Si la cultura de la oficina no casa con su personalidad, puede que acabe por evitar acudir a ella. Si encaja bien con usted, no querrá irse nunca. Para hacerse una idea de la cultura de la agencia inmobiliaria, mire su página web, su Blog o su página Facebook. Si lo que busca es una oficina con un entorno agradable y su página tiene docenas de imágenes de su último torneo de fútbol, entonces probablemente sea una buena opción.

Reconocimiento personal del agente.

Sentirse único e importante es una de las 6 necesidades humanas principales. El reconocimiento es incluso más importante en su vida profesional. ¿Ve los premios de los agentes expuestos en la oficina? ¿Algún diploma o reconocimiento de logros que pueda demostrar que esta empresa valora el esfuerzo de las personas?

Ayuda a la comunidad.

Los negocios no consisten solo en ganar dinero. Se trata de ayudar a las personas y a la comunidad donde la empresa tiene su sede. ¿Esta empresa hace algo para que el mundo sea un lugar mejor? Contribuir a la sociedad es algo que convierte a una buena empresa en una gran empresa, una marca para la que sin duda querría trabajar.

Conclusión: ¿cómo escoger una empresa inmobiliaria para la que trabajar?

Elegir la agencia inmobiliaria adecuada puede tener grandes repercusiones no solo para los resultados de su primer año, sino también para su futuro en el sector. Es una decisión muy importante, por lo que antes de escoger una empresa inmobiliaria para la que trabajar, asegúrese de sopesar los pros y los contras mucho antes de firmar el contrato.

Para descubrir las ofertas de empleo y planes de comisiones de Asten Realty®, envíe por favor un correo a victoria@astenOnline.com o rellene el formulario.

ASTEN Realty Team

Contacte nos